Terapia Neural en afecciones digestivas. El ganglio celíaco

Lorenz Brassel
Médico. Suiza

 --Encuentro Internacional de Terapia Neural - Cuba 2002 --

Muy estimados colegas,

En cuanto a enfermedades y terapias tenemos una idea diferente de la medicina ortodoxa. Pensamos más en los sistemas de información y regulación alterados que en las células patológicas y los órganos enfermos. Los problemas del sistema de información pueden causar enseguida perturbaciones en las funciones de órganos y, cuando duran demasiado tiempo, pueden provocar daños en las células y los órganos. Nuestro objetivo es influir en la disfunción del programa de esta red de información. Así en la región del abdomen superior, la intervención más importante para los especialistas de terapia neural suele ser depositar unos mililitros de Procaína en la proximidad del ganglio celíaco.

Este ganglio celíaco es el más grande de los ganglios prevertebrales, es el chip más grande del sistema nervioso vegetativo periférico. El ganglio celíaco recibe las fibras del troncal simpático, son los nervios esplácnicos mayor y menor y realizan la sinapsis a la segunda neurona de la periferia. También recibe fibras del nervio vago, que pasan directamente a los ganglios intramurales de los intestinos. El ganglio celíaco es responsable nervioso de todos los órganos del abdomen, con excepciones como la mitad izquierda del colon, la vejiga urinaria y los órganos sexuales, quienes son inervados por otros ganglios prevertebrales más caudales. Por eso encontramos un amplio rango de indicaciones terapéuticas y podemos suponer que cuando influimos en el ganglio celíaco, también tenemos una influencia en la totalidad del sistema nervioso vegetativo, incluido las estructuras centrales (del cerebro). Si los órganos del abdomen tienen características de campo interferente, el tratamiento del ganglio celíaco puede convertirse en la intervención más importante de la terapia neural. Por ejemplo en dolores de cabeza cuando el hígado actúa como campo interferente.

celiac La situación anatómica del ganglio puede asustar debido a su vecindad de la arteria aorta, la vena cava, los riñones y la pleura.  Por eso es útil aprender la técnica de inyección en un curso práctico con instrucciones de expertos.

Fue una sorpresa grande para nosotros, cuando Armin Reimers presentó un acceso nuevo hace tres años, que ofrece a la vez cuidado y mucho efecto. El paciente está situado en una posición más cómoda. Desde entonces he tratado unos cientos de mis pacientes con esto método nuevo, y no he encontrado dificultades o complicaciones sustanciales.

La mayor parte de indicaciones conciernen problemas crónicos como gastritis, reflujo, hepatitis o pancreatitis crónicas, afecciones del intestino etc., pero quisiera señalar su gran utilidad para el tratamiento de situaciones agudas como los cólicos hepáticos o renales. Afirmaría que no existe un tratamiento mejor de la terapia neural para esos cólicos. La mayoría de veces podemos calmar los espasmos en un minuto después de la inyección. Según mi experiencia, las litiasis pueden salir después sin provocar nuevos espasmos. Eso me parece otra ventaja. En esas situaciones agudas podemos utilizar la terapia neural como una terapia más eficaz que las otras, y podemos olvidar las teorías de la harmonización de los procesos en el sistema nervioso vegetativo. En ese momento lo que buscamos sobretodo es el fin de los cólicos. El resultado del tratamiento prueba que los cólicos no son de ningún modo independientes del sistema nervioso, sino son causados esencialmente por él.

La mayor parte de indicaciones conciernen problemas crónicos como gastritis, reflujo, hepatitis o pancreatitis crónicas, afecciones del intestino etc., pero quisiera señalar su gran utilidad para el tratamiento de situaciones agudas como los cólicos hepáticos o renales. Afirmaría que no existe un tratamiento mejor de la terapia neural para esos cólicos. La mayoría de veces podemos calmar los espasmos en un minuto después de la inyección. Según mi experiencia, las litiasis pueden salir después sin provocar nuevos espasmos. Eso me parece otra ventaja. En esas situaciones agudas podemos utilizar la terapia neural como una terapia más eficaz que las otras, y podemos olvidar las teorías de la harmonización de los procesos en el sistema nervioso vegetativo. En ese momento lo que buscamos sobretodo es el fin de los cólicos. El resultado del tratamiento prueba que los cólicos no son de ningún modo independientes del sistema nervioso, sino son causados esencialmente por él.

Para resumir, la infiltración del ganglio celíaco es un instrumento terapéutico muy eficiente, que pueden utilizar sin infraestructura hospitalaria. Es necesario aprenderla en un curso práctico.